¿Merece la pena?

woman-typing-writing-windows-1024x683

Ahora que está a punto de comenzar un nuevo curso, recuerdo con nostalgia y cariño mi primer día de universidad. Llegué a aquel mundo desconocido con muchísima ilusión y muchísimas ganas. Era mi momento de brillar, de hacer amigos para toda la vida, de divertirme… Me lo habían prometido en todas las películas y series. ¿Sería yo la inventora de la nueva tecnología que cambiase el mundo? Todo me hacía creer que sí. Mientras cruzaba por primera vez las puertas de la facultad de ingeniería, me sentía importante.

Según fueron pasando los meses, me di cuenta de que me habían mentido. Las películas no hablan del estrés de tener que entregar prácticas, proyectos y trabajos casi diarios, de la ansiedad de saber que tienes tantas cosas que hacer que 24 horas no son suficientes, de que vas a tener que sacrificar mil y una cosas por sacar adelante aquel trabajo. Y tampoco cuentan que después de todo el esfuerzo invertido, después de todos los sacrificios, quizás no sea suficiente y suspendas igualmente.

IMG_20170920_101634
Apuntes de la autora

Las series no hablan del susto de ver las primeras notas y ver más 0 y 1 que aprobados, de la desesperación de sentir que no vales para algo después de recibir tu cuarto suspenso en esa asignatura que se te ha atascado. De la sensación de soledad al ver que todos tus compañeros avanzan y tú, por el motivo que sea, te vas quedando atrás. De querer abandonarlo todo porque la universidad puede contigo y no es el lugar que te habían prometido. Dejas de ver a tus amigos de toda la vida porque la ingeniería te absorbe y no ves nada más allá del próximo examen, la próxima práctica, el próximo suspenso. Y llegas a un punto en el que empiezas a preguntarte si merece la pena sufrir tanto por un simple título, un simple papel.

Yo he pasado por todo ello y, a punto de enfrentar mi sexto año de ingeniería, he encontrado una respuesta a todas las dudas y preguntas.

Sí, merece la pena. Porque creces como persona, aprendes a sacarte las castañas del fuego en cualquier situación. Aprendes a ser mejor cada día, aprendes a hacer malabares imposibles para acabar esa práctica que no sabes hacer y poder ver a esos amigos que no has visto en meses. Y cuando consigues aprobar la asignatura que se te resiste, o consigues acabar la práctica que te lleva dando pesadillas dos semanas te sientes bien, te sientes con fuerzas para el siguiente desafío.

Así que, tanto si empiezas ahora como si llevas unos años y crees que no es para ti, tengo un consejo. Es difícil, no voy a mentirte, pero si es lo que quieres y lo que te gusta, lucha por ello porque al final todo habrá merecido la pena.

FAQ sobre Espacios Seguros

Os voy a ser sincera. Tengo tantas cosas que decir en este post que no sé ni por dónde empezar pero, al mismo tiempo, me apetece muchísimo callarme. Porque llevo dos semanas viendo lo que les ocurre a las personas que no se callan. Porque os tengo miedo. Tengo miedo de que os quedéis con un sólo párrafo y lo uséis para atacarme, de que no leáis lo que tengo que decir, de que os indignéis por algún detalle y sigáis ignorando nuestro miedo.

Pero tengo muchas cosas que decir y, por fortuna o por desgracia, ya no puedo callarme.

Sigue leyendo

Indies o el riesgo en el cambio

La industria de los videojuegos continúa creciendo año tras año siendo, dentro del sector del entretenimiento, la industria más rentable. En los últimos años está facturando más que la industria del cine y la música juntos. Este hecho contrasta con otro bastante significativo: a pesar de encontrarnos en el momento de la historia en el que existe el mayor número de estudios de videojuegos (la mayor parte de ellos de reciente creación), la mayor parte de los beneficios son repartidos entre unas pocas empresas: de gran tamaño en presupuesto y personal y cuyo número ha decrecido, absorbidas por sus semejantes. Sigue leyendo